| 

Agoizko Txistulari Taldea

Aurkezpena

1975ean sortu zen helburu berberarekin jarraitu nahi du txistulari taldeak: gure kulturak presentzia izatea Agoizko kaleetan, berezko talde batekin.

txistu1Azkeneko lau urte hauetan jende berria sartu da kultur talde honetan, urtero gazte berri gehiagori txistuarekiko interesa pizten zaio eta.

Urtean zehar ateraldi ezberdinak prestatuak ditugu: Ihauteriak, Santa Ageda, Sanisidroak, Longidako Eguna, Aos, Uharteko jaiak… eta taldearentzat estimatuena dena: Olentzero, zeinetan iragan gertuko jende goraipagarriarekin bazkari bat prestatzen dugun. Honetaz gain, dantzari taldea laguntzen dugu, zein edo zen izan egiten duen ateraldia.

Urtero ekintza berriak egiteko proposamenak izaten ditugu, batzuk aurrera ateraz eta beste batzuk ez. Neska mutilek beren danbolinak atera ditzaten da gure aurtengo helburua, gogorra egiten zaigun instrumentua izanik, baina pixkanaka kontrolatzen hasia duguna.

Baita dantzariei jotzeko taldea indartzen ari gara ere, hemendik gutxira txistulari talde galanta izan dezaten. Azkenik, Sanisidro edo Festetarako beste talde batzuekin Anaitzea da gure azkeneko idei eroa, guztiok elkarrekin ateratzeko aukera izan dezagun.

Proiektu guzti hauek bete daitezela espero dugu eta jendearen laguntza eskatzen dugu, beti egin izan duen bezala.


txistu2El grupo de txistus intenta seguir el mismo objetivo con el que se creó en 1975, que nuestra cultura tenga presencia en las calles de Aoiz con un grupo propio.

Durante los últimos cuatro años ha habido nuevas incorporaciones, y es que cada año nuevos chic@s de Aoiz se interesan por el txistu. Tenemos al año varias salidas ya programadas: Carnavales, Santa Águeda, Sanisidros, Longidako eguna, fiestas de Aos, fiestas de Huarte… y la más apreciada para el grupo: el Olentzero, en la que hacemos una comida con viejas glorias. A parte esta claro, nuestro acompañamiento al grupo de danzas allá donde vaya.

Cada año nos proponemos hacer cosas nuevas, unas salen bien y otras no. Para este año, una de las novedades que tenemos es que l@s chic@s vayan sacando a la calle sus tamboriles, instrumento que se nos resiste, pero que poco a poco lo vamos controlando.

También estamos ampliando el número de txistularis que les toquen a los dantzaris, así que dentro de un par de años tendrán un bonito coro. Y nuestra última y alocada idea es que para Sanisdrido o fiestas hacer un Hermanamiento con otros grupos y salir todos juntos.

Esperamos que todos estos proyectos se cumplan y pedimos que la gente nos apoye, como siempre los ha hecho.

Breve repaso a la historia del grupo de txistus en Aoiz

Testua: Maite
Komunikabidea: “El Tuto” – 3. monografikoa – 2002ko maiatza

Si algo se tiene claro en el grupo de danzas, es que una actuación sin música, no es que llegara a ser algo más aburrida, sino que sería imposible de concebir. Esta es una entrevista a la gente que durante toda su vida, nos han regalado las melodías con las cuales nosotros dibujamos en el espacio gurpiles, vueltas y zotes. Ellos son el Grupo de Txistus de Aoiz, y ellos mismos nos cuentan su historia.

02Musica El primer recuerdo que tiene Jesús Unziti sobre el txistu, es que contando con nueve años, al entonces coadjuntor Domingo Larrea no le gustaban los bailes agarrados. Por ese motivo le enseñó a tocar el txistu para que las Hijas de María y las de Acción Católica pudieran bailar otros bailes sueltos.

El grupo de danzas antes de los años 70, ensayaban sus pasos silbando las canciones, y para sus actuaciones llamaban a txistularis de Pamplona, como Patxi Zilbeti, no escuchando el sonido del txistu hasta el día anterior de la actuación. Hacia 1970 se formó el primer grupo de txistularis en Aoiz, lo formaban cuatro personas: José Luis Ducay, Emilio Etxarte “Churedo”, Manolo Reta y Alfredo Mañú.

Dicen que en un festival de danzas en 1972, tocando el txistu este grupo, se equivocaron y Reta recibió una bronca de Jesús Unziti, quejándose de que parecía mentira de que en Aoiz no hubiera txistularis buenos. Reta le insinuó que él tenía la culpa de que no hubiese grupo de txistus y se propusieron formar uno. Pusieron carteles por el pueblo y se apuntaron once personas: José Luis Ducay, Mª Teresa Beriain, Francisca Oroz, Mª Ángeles Leatxe, Marian Goñi, Mª Jesús Eslaba, Francisco Javier Estévez, Nieves Eguaras e Imanol Elizari. Estos ensayaban en el Centrico, y en esa época todos iban aprendiendo, profesor y alumnos, debido a que Jesús, aunque sabía mucho solfeo, nunca había tocado el txistu anteriormente. Salieron por primera vez el día de San Pedro de 1972.

Al año siguiente entró ha formar parte del grupo José Luis de Carlos, que fue quien en los años siguientes les dio empuje a este grupo y al de danzas. Hubo una gran diferencia, ya que José Luis era txistulari y sabía tocar muy bien, siendo más fácil aprender, escuchándole tocar el txistu. Compraron material de aprendizaje de métodos nuevos y avanzaron rápidamente, dándoles a las canciones el ritmo adecuado.

Pasados unos años y tras la muerte de José Luis, en este grupo sólo quedaron Tere Beriain, Francisca Orotz e Imanol Elizari. Entre los buenos recuerdos que tienen, está el del festival de homenaje a los antiguos dantzaris tocando el himno de Nafarroa, la colaboración que tuvieron con la coral San Miguel tocando el Gabiltza Kalez por varios pueblos de Nafarroa e incluso en el teatro Gayarre, la formación de una fanfarre para acompañar al grupo de danzas en el Ingurutxo de Iribas, zortzikos, etc.

09MusicaEn el año 1977, Jesús Unziti, Francisca Orotz y Tere Beriain volvieron a formar otro grupo, esta vez con gente más joven entre 6 y 12 años. Eran chavales y nos podíamos encontrar todo tipo de situaciones: los había tan pequeños que los profesores cuentan que algunos no sabían leer y tenían que estar diciéndoles: la L con la A es LA…; otros tenían los dedos tan pequeños que se les atascaban en los agujeros del txistu y no podían tocar, sus padres lo remediaban forrándoles los dedos con esparadrapo; los más chiquitos, ni siquiera llegando a los agujeros más alejados del txistu, hacían play back en los pasacalles de la villa; y por supuesto, también los había bruticos, que emulando a Dartaçan y los 4 ó 5 mosqueteros, dejaron sin vida algún que otro txistu partido por la mitad. Pero lo más impresionante que recuerdan es que varios de ellos después del ensayo iban al cementerio a tocar el Eusko Gudariak a los muertos. Algunos de ellos eran: Mª Ángeles y Félix Juan Erdozain, Mª Luisa Cosín, Ana e Itziar Avelino, Maite e Idoia Villanueva, Mª Paz y Antonia Poyo, Nicolás y Daniel Unziti, Tirso y Andrés Baztan, Ana y Ritxar Ripodas, Ramón Cosín, Pablo Latasa, Javier Itoitz… Al principio cada uno se agenciaba o compraba el txistu que podía, y claro, al sonar diferente, la música final quedaba bastante mal; por eso, más adelante decidieron comprar txistus iguales: eran los famosos “Patentados”.

Por entonces, salían muchos domingos a tocar las dianas por el pueblo, acabando con una chocolatada en el frontón, además de festivales de villancicos, Olentzeros, fiestas, etc. Se ensayaba en el Batzoki, y era el centro del PNV. Al disolverse este grupo Imanol continuó en el grupo de danzas.

En septiembre de 1985 volvió Jesús Unziti a formar otro grupo, ayudado por Mª Paz Poyo. En diciembre de ese año Imanol y Maite se enteraron que este grupo se había disuelto y lo retomaron. Este grupo lo componían Estefanía Unziti, Begoña y Aritz Ugalde, Amaia Arlegi, Iker Ayanz, David Gutiérrrez, José Miguel Otano, Sonia Arostegi, Eva Labari…

Como para entonces el Batzoki se había cerrado, el Coro les cedió uno de sus locales en el Centrico, aunque cuando hacía buen tiempo iban al fondo del parque a merendar, y sentados en la hierba, el ensayo era más llevadero. Esta vez la intención era que además de tocar el txistu se tuvieran conocimientos de solfeo, para eso Maite e Imanol les hacían leer repetidamente el método, pero era más fácil aprenderse las partituras de memoria que aprender solfeo.

Después se pasó a ensayar en la sociedad Angiluerreka, y una duda histórica que quedará por resolver es que les encerraban en la cocina, no se sabe si para que se oyeran sólo su txistu o como castigo por portarse mal. En estos años Maite se quedó con el grupo e Imanol hasta hace poco era el txistulari del grupo de danzas, que después dejó el turno a Aritz Ugalde y más tarde Sonia Arostegi.

Uno de los mejores momentos que tiene este grupo es el día del Olentzero: se empieza con una comida y después de estar toda la tarde de “moscateles” por el pueblo se recibe al Olentzero con menos frío y más alegría.

40MusicaHace unos años, miembros de este último grupo contrataron a Begoña, una profesora, para dar clases particulares de solfeo y txistu, a este nuevo grupo se han añadido: Gentzane Reta, Irantzu Gabiria, Idoia Villanueva, Aitziber Ugalde, Ainhoa Viana, Asier Armendariz, Amaia García, Garazi Gonzalo, Nerea Larrea y Nahikari Mina. Las ilusiones de este grupo son muchas, la principal en estos momentos es el contacto que se tiene con la Escuela de Música para poder incluir el txistu como uno de los instrumentos a aprender.

Para nosotros, el txistu es la mejor manera de identificarnos con nuestro pueblo, llorando y alegrándonos con él, sentirlo y en grupo poder disfrutar de una música sin la cual, la historia de este pueblo habría sido muy diferente. Esperamos que siempre haya gente en este grupo, para que este momento no sea más que uno más dentro de las historia del grupo de txistus.

Testua: Maite
Komunikabidea: “El Tuto” – 3. monografikoa – 2002ko maiatza