| 

Agoizko tradizioak

Agoizko ihauteriak

Betiko ihauteriak

CARNAVALES EN AOIZ

Hasta el Domingo de Quincuagésima por la tarde no comenzaban las carnestolendas de esta villa. Era entonces cuando las angostas calles del pueblo se transformaban en animado escenario del rico colorido carnavalesco. Según transcurrían las primeras horas vespertinas, el número de los jóvenes disfrazados o kaskabobos aumentaba en la vía pública, y otro tanto diremos acerca de la presencia de las jóvenes, de las mozas maskaritas.

IMG_0607Las maskaritas lucían falda de amplio vuelo y una chamba ajustada a la cintura. Calzaban zapatos, iban con llamativo sombrero y un velo algo grueso cubría las caras. Unas maskaritas señoreaban con un abanico y otras jugueteaban mojando sorpresivamente con agua a todo aquél que cruzaban en el paseo. Para ello se valían de un pequeño recipiente de goma oculto en la mano.

Los kaskabobos escondían el rostro tras un antifaz y una tela. Vestían calzón rayado de distintos colores y a juego con una camisa ablusonada, en cuyo interior y ajustadas a la cintura sonaban varias campanillas al menor movimiento del personaje carnavalesco. Los kaskabobos calzaban alpargatas y medias atadas debajo de la rodilla. El gorro era de traza de cono, y de este ttuntturro colgaban varias cintas del mismo color que el traje. En la mano llevaban un palo con una cuerda de la cual pendía una media o un calcetín lleno de trapos, al que denominaban bota. Con la bota golpeaban a quien se ponía a su alcance. Nada de particular, pues, que la exclamación ¡viene el kaskabobo con la bota! Se escuchase de manera tan generalizada como reiterativa en el transcurso de la intervención festiva de estos mozos disfrazados.

Al anochecer desaparecían los kaskabobos y las maskaritas y los mozos proseguían el Carnaval en la taberna.

IMG_0592El Carnaval del Martes principiaba asimismo por la tarde, con la presencia de las maskaritas y los kaskabobos. A la caída de la tarde descubrían el rostro y todos, maskaritas y kaskabobos, salían en cuestación, desperdigados y con la cesta para los huevos, la longaniza y el tocino. Al llegar a una casa en luto pasaban de largo.

Con el beneficio de la postulación y el vino y el pan que los pagaban rascando los respectivos bolsillos, cenaban en cuadrilla.

Los grupos de kaskabobos se repartían en las tabernas. Las maskaritas se reunían en varias casas particulares.

La cena de las maskaritas y los kaskabobos cerraba estas fiestas de invierno, que hacen historia hasta el año 1936, con el paréntesis de la guerra y recuperándose de nuevo en los años 60.

“Carnaval en Navarra”
Juan Garmendia Larrañaga
En Aoiz: José Iglesias Redín, 70 años, y María Imizcoz Hualde, 68 años. El 19 de septiembre de 1983.

Ihauterien ipuina

Agoitzen kale estu-estu bat dago…

Orain dela urte asko eta asko Agoizko jendearen bizimodua oso desberdina zen. Lantegirik ez zegoen, baina bai, berriz, zelai ederrak Oianzabalea mendiaren magalean. Horietan nekazariek uzta oparoak jasotzen zituzten. Gainera, Irati ibaia ondoan dagoenez, ez da inoiz ur eskasiarik izan. Jendea, gogor lan egin arren, lasai-lasai bizi zen, eta urtaro bakoitzak agintzen zuen egitekoa.

Neguan, Oianzabalea zuri-zuri zegoenean, etxe barrura sartzen ziren. Batzuek behiak, zerriak, oiloak eta abar zaintzen zituzten eta beste batzuek, berriz, guztientzako beharrezko tresnak eta lanak egiten zituzten: oihala ehundu, larrua jorratu, eltzeak egin, artilea irun, zura landu, kandelak egin eta gauza pilo bat gehiago. Gauean, lan guztiak bukatutakoan, familiak sutondoan biltzen ziren, eta hor gustura aritzen ziren kontu kontari.

Uda heltzen zenean kalera ateratzen ziren lanera nahiz ongi pasatzera. Haurrak ibaira joaten ziren bainatzera. Gizonak, goizez, soro eta zelaietan aritzen ziren garia jasotzen eta ardiak zaintzen. Arratsalde partean, batzuk baratzetara joaten ziren eta beste batzuek bildutako uzta jotzen zuten gari-aleak lortzeko. Emakumeak etxearen aurrean esertzen ziren laboreak egiten eta, bitartean, haur txikienak haien ondoan jolasean aritzen ziren. Gauean ere, lan guztiak bukatutakoan, ilargia eta freskoarekin batera, berriro atarira ateratzen ziren eta bertan solasean aritzen ziren auzokideekin.

Garai hartan Agoitzen lau auzo zeuden: Irigoien, Iribarren, Iriarte eta Plaza. Auzo horietako kaleak estu-estuak ziren.
Eskerrak autorik ez zegoen, ez baitziren sartuko! Han bakarrik zaldiak, astoak eta gurdiak ibiltzen ziren. Plazako auzoan merkatua egiten zen astean behin. Bertan, artisauek beren lanak saltzen zituzten eta nekazariek baratzetatik jasotako barazkiak.

Plaza horren ondoan kale estu-estu bat zegoen, non haurrak jolasten ziren eta maiteminduak esertzen ziren erdian zegoen egurrezko banku zahar batean. Orain inork ez daki kale hori zein den, nola deitzen zen, ezta existitzen den ere, beti itxita ezagutu dugulako. Berehala jakingo duzue zergatik.

Garai hartan jendeak gogor lan egin behar zuela esan dugu jada. Baina dena ez zen lana, ez. Urtean zehar zenbait festa eta jai-egun zeuden: San Isidro, San Migel, inauteriak eta gehiago. Orain ez bezala, inauteriak ospakizun handia ziren, eta neska-mutilek lau egun horiek gogotsu aprobetxatzen zituzten horien ondoan bazeudelako berrogei egun, zeinetan, elizak aginduta, ezin baitzen festarik egin.

ihauteriakipuina

Marrazkia: Alfredo León

Inauteriak iritsi baino lehen, gazte guztiak etxeetako sabaietara igotzen ziren mozorroak egiteko oihal zaharren bila. Mutilek, edo Kaskaboboek, honakoa osatu behar zuten: bi koloretako prakak eta alkandora, eta buruaren gainean eramateko zintaz beteriko kartoizko kukurutxoa. Horretaz gain, kaskabiloak eramaten zituzten gerritik zintzilika eta eskuan puxika bat, galtzerdi zaharrez egina, haurrak jotzeko erabiltzen zutena. Neskak, edo Maskaritak, berriz, loredun soinekoekin janzten ziren. Buruan txano ikusgarriak zeramatzaten, lastozkoak eta koloretako zintza ikusgarriak zintzilik zituztenak. Eskuan urez beteriko langargailu bat eraman behar zuten. Kaskaboboek zein maskaritek aurpegia estaltzen zuten, inork ez ezagutzea baitzen inauterietako gauzarik dibertigarriena. Horretarako mutilek maskara bat jartzen zuten eta neskek txanotik zintzilikatutako errezela.

Maskaritak eta kaskaboboak gisa horretan jantzita ateratzen ziren. Karrikadantzan joaten ziren, eta poliki-poliki herri osoa hartzen zuten. Haurrak kaskaboboengana hurbiltzen ziren honakoa oihukatuz: “Kaskabobo ziributero, aupa Botero!”, eta ziztu bizian atera eta edonon ezkutatzen ziren ez harrapatzeko eta kolperik ez jasotzeko.

Iluntzean maskarak kendu eta etxez etxe joaten ziren pusken bila. Arrautzak, txistorra eta urdaia ematen zizkieten eta horrekin afaria prestatzen zuten. Kalez kale, eskean, korrika, afaltzen eta dantzan ematen zuten larunbatetik astearte arte.

Behin batean, inauterietako astearte hotz batean, maskaritak eta kaskaboboak kanpoan zeuden oraindik gaua heldu zenean. Haurrak etxera joanda bazeuden ere, zarata handia zegoen, ilunarekin festaren algara ozenago entzuten baitzen. Batbatean, garrasi bat entzun zen eta haren oihartzuna herri osora zabaldu zen. Ikara nagusitu zen eta jendeak dardara nabaritu zuen hezurretaraino.

Maiteminduak elkartzen ziren kale hartatik zetorren oihua, eta guztiak hara abiatu ziren zer gertatzen zen jakitera. Zerbait txarra, oso txarra, gertatu zen: norbait hil zuten.

Hori gertatu eta gero herritar guztiak Agoizko epaitegian bildu ziren hilketa argitzeko. Galdeketa hasi zen, baina ordu batzuk geroago ezer argitu ez zenez, epaileak hitza hartu eta honela esan zuen:

– Gertatu dena ikusita eta zuen hitzak entzunda, inork ez dakienez hildakoa nor den, nork hil duen eta noiz, nola eta zergatik gertatu den, horrelakorik berriro gerta ez dadin… Belena Botikaria edo hobe esanda botikaria etxartea ixteko agindua ematen dut.

Esandakoa betetzeko, hurrengo egunean goiz-goizetik gizon batek kalearen zoruko harriak aprobetxatuz horma altu bi eraiki zituen kale horren bi muturretan, eta modu horretan betiko itxita gelditu zen.

Gaur egun, oraindik ere, inork ez daki nor zen, nork egin zuen, nola eta zergatik gertatu zen. Gauza bakar bat dakigu: Merkatuko plazaren ondoko kale horretan gertatu zela. Horregatik, inauterietan, kontatutakoa gogorarazteko kalea irekitzen da eta gertaeraren alegiazko bi protagonistak ateratzen dira: Zirikio eta Kapusai. Horietatik ere ez dakigu zein den gaizkilea eta zein hildakoa. Inauterien bukaeran biak erretzen dira, eta modu horretan kalearen giro txarra garbitzen da hurrengo urte arte.

Egilea: Karrika Euskara Taldea
Agoizko Dantzari Taldea


Ihauterien soinua

Urtero, ihauterietan, soinu hau entzuten da Kaskabobo eta Maskariten kalea ireki baino lehen.


El reinau

EL “REINAU” EN LA VÍSPERA DE REYES

La noche del mes de Enero había caído con toda la fuerza, y los chavales habíamos recibido la visita de SS.MM. los Reyes Magos de Oriente, en medio del frío y de la nieve que prácticamente cubría las calles de nuestro pueblo. Los pasamontañas bien adheridos a las caras, todavía extrañadas y que reflejaban una mezcla de estupor, emoción y malicia, que envolvía esa noche tan especial, como era la de recibir los regalos de sus majestades.

Don Teófilo, había invocado las últimas palabras a nuestros regios visitantes, que habían contestado en una lengua no muy conocida, pero que a todos nosotros nos había parecido inmensa y poderosa, todo esto mezclado en todo un boato de pajes, antorchas, banderas, que adornaban y embellecían la corte de sus Majestades.

Los chavales comentábamos entre nosotros, con todo el regocijo la esperanza que nos depararía la noche, mientras los más mozos salpicaban con sonrisas y comentarios jocosos, nuestra fe inquebrantable a quien nos habían de entregrar los regalos, siempre y cuando estuviéramos completamente dormidos.

Al llegar a casa dábamos cuenta con un mensaje, que salía a borbotones y entrecortado de todo lo que habíamos visto y oído, entre la complacencia de los abuelos y la mirada de disimulada incredubilidad de nuestros padres.

La noche de reyes tenía en Aoiz hasta hace muy pocos años, ciertas tradiciones que se han perdido, y han dado paso a otras costumbres que nada tienen que ver con lo autóctono, me estoy refiriendo al “reinao” que por lo visto inevitablemente ha sido sustituido por el rosco de reyes.

Después de una suculenta cena, en la que como casi todos los días de los señalados de Navidad no faltaban, el cardo, el cordero, etc. y al que ponían punto final los consabidos turrones, guirlaches, pasas y orejones, etc. se recogía la mesa dando paso a los cafés y licores, y cuando la etxekoandre había acabado de recoger todos los utensilios culinarios, y el resto de la mesa iniciaba la velada, el abuelo con voz grave, pedía la baraja de cartas.

El recuerdo de crío te trasplanta a un momento “importante”, en el que la suerte de las cartas, te podían jugar la mala pasada de tener que pagar el postre del día siguiente, y en el fuero interno sentías el cosquilleo, de poder ver tu “cutico” hecho trizas para sacar las monedas con las cuales pagar el brazo gitano o la costrada correspondiente al Día de Reyes.

Con toda la familia alrededor de la mesa, aún veo al abuelo, con el puro humeante entre sus labios, como iniciaba el arte de barajar las cartas, lo hacía repetidas veces con sus dedos ya torpes, pero a los que les imprimía la firmeza que el momento requería.

Después de ser cortada la baraja por quien estuviera a su izquierda, con gesto solemne se disponía a echar “el reinao”.

reyOrosLa primera carta recibía la voz más potente y ceremoniosa, y decía: “A Dios”, la segunda era destinada a “La Virgen”, y a continuación se daba una carta a cada miembro de la familia, todo esto con el más riguroso orden de edad y dignidad, y se seguía: al abuelo, a la abuela, al tío, al padre, a la madre, al hermano mayor…

Aquel al que le tocaba el Rey de Oros era proclamado solemnemente “El Rey de la Casa”, y como tal había de ser investido. Así que toda la familia haciendo uso de cazuelas, almireces, calderos, y demás instrumentos ruidosos, salían al balcón a proclamar a los cuatro vientos quién era el Rey de la familia, y quien además iba a pagar el postre del día siguiente.

Con toda la familia en el balcón, el abuelo era quien indicaba ¡Viva el Rey tal! Seguido de todos los sonidos de la improvisada orquesta, que vitoreaban al recién proclamado monarca, mientras por otros balcones se veían las mismas escenas y escuchaban las mismas ruideras.

Todo esto era el preludio de una noche inmensa y que pondría punto final a la ilusión de todo un año esperando a sus majestades los Reyes Magos de Oriente. Y si te había tocado el Rey de Oros, y proclamado como tal Rey de la Familia, pues aún confiabas que tu madre te pagara el postre, para tener tu “cutico” a buen recaudo, y a dormir, no fuera que se adelantara algún paje y te pillara despierto…

Testua: “El Tuto”. 17 zkia.
Bideoa: ETB